Observatorio Judicial analizó 391 causas vinculadas a este delito, en que las víctimas son principalmente forestales.

Tan solo hay dos condenas y 10 procesos que se encuentran formalizados, de los cuales cuatro tienen calificación de delito terrorista. De ellos, en siete casos se dictó cautelar de prisión preventiva y 24% fueron archivados provisionalmente.


Los ataques incendiarios en la llamada macrozona sur -que comprende las regiones del BíoBío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos- no solo aumentaron entre 2018 y 2020, también han generado un impacto mayor que otros delitos.

En 2018 ingresaron 68 causas, cifra que aumentó en 2019 a 129, un 89,7%. En 2020 se incrementó en un 50,4% respecto del año anterior, con 194 ingresos.

Las cifras corresponden al tercer informe del Observatorio Judicial sobre procesos penales asociados al conflicto de violencia en la zona; antes habían analizados homicidios, lesiones y amenazas y usurpaciones.

Según el estudio, que analizó 391 causas, los ataques incendiarios “buscan producir daño en la víctima, quebrantar el orden público y ejercer presiones sobre la autoridad”.

Efectividad judicial

En el informe se analizó la efectividad judicial y, según el Observatorio Judicial, pese al incremento progresivo en el número de ingresos de causas, hay tan solo 10 formalizaciones, y cuatro tienen calificación terrorista. “Esto es coincidente con el hecho que en un 88% de estas no se cuenta con un imputado conocido. Lo anterior habla de una seria deficiencia en el trabajo de investigación de las policías”, concluye.

Continuar leyendo la nota publicada en El Mercurio aquí

Leer informe completo aquí