La cifra corresponde al promedio anual sobre el total de requerimientos presentados en el período comprendido entre 2006 y 2017. El estudio empírico, realizado por el Observatorio Judicial, refuta la tesis de que el TC ha sido utilizado más veces por la Alianza por Chile/Chile Vamos, que por la Concertación/Nueva Mayoría.

“Las coaliciones frente al Tribunal Constitucional” se llama el informe que publicará en los próximos días el Observatorio Judicial, que busca aterrizar en cifras y estadísticas el debate en torno a qué conglomerado político ha presentado más requerimientos ante el TC por inconstitucionalidad en los últimos años.

“La derecha conservadora está haciendo abuso del Tribunal Constitucional”, señalaba en julio pasado el senador PPD Guido Girardi en una entrevista en CNN, en medio del debate sobre el proyecto de despenalización del aborto y frente a la posibilidad de que Chile Vamos impugnara la iniciativa ante el TC. “Cada vez que la derecha no logra ganar algo en la Cámara de Diputados o en el Senado, recurre al Tribunal Constitucional. Van a terminar deslegitimando esa institución”, decía en ese entonces el parlamentario.

Este tipo de aseveraciones motivaron a este centro de estudios, ligado a Libertad y Desarrollo, a verificar empíricamente si efectivamente Chile Vamos -ex Alianza por Chile- ha sido el conglomerado que más ha presentado impugnaciones ante el TC a proyectos de ley enviados al Congreso por los últimos tres gobiernos: el primer gobierno de Michelle Bachelet, la administración de Sebastián Piñera, y el gobierno en curso de la actual mandataria.

El informe fue elaborado por el abogado e investigador del Observatorio Judicial, José Miguel Aldunate, sobre la base de los datos levantados por el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica, Felipe Bravo, de los requerimientos ante el TC en el período comprendido entre 2006 y 2017. Este estudio se enmarca dentro de los objetivos de este think tank que estudia y analiza el comportamiento de los tribunales de justicia y otros organismos jurisdiccionales, como es el TC.

En estos casi 12 años, han sido 35 las impugnaciones presentadas ante el Tribunal Constitucional, 19 de ellas interpuestos por parlamentarios de la antigua Alianza por Chile, hoy Chile Vamos; 15 por diputados de la Concertación, hoy Nueva Mayoría, y una del senador independiente Carlos Bianchi. Si bien en la suma total son más los requerimientos de la centro derecha, esto obedece a que este bloque político ha sido ocho años oposición al gobierno de turno, el doble del tiempo que ha ejercido ese rol la centro izquierda. Fueron dos gobiernos de centro izquierda y sólo uno de centro derecha, por lo cual se duplican las oportunidades que ha tenido la centro derecha para recurrir al TC como oposición.

Tomando en cuenta el promedio por cada año, desde 2006 hasta 2017, el informe del Observatorio Judicial concluye que la centro izquierda acudió como oposición al Tribunal Constitucional en más de un 60% de las veces en que lo hizo la centro derecha en la misma condición política. De los 35 requerimientos presentados ante el Tribunal Constitucional en este período, la mayor cantidad proviene de la centro izquierda y durante el gobierno de Sebastián Piñera (11 en total).

Otra de las conclusiones que el Observatorio Judicial realiza a partir de estas cifras, es que el uso que primero la Concertación y luego la Nueva Mayoría le han dado al Tribunal Constitucional a través de sus parlamentarios ha dependido fundamentalmente de la posición que ha ocupado esta coalición respecto del gobierno (como se muestra en los gráficos que ilustran esta nota). De hecho, durante el actual gobierno, la NM nunca ha impugnado un proyecto de ley del gobierno. Por el contrario, la Alianza por Chile -Chile Vamos- ha acudido al TC de manera relativamente más estable, con mayor independencia de si se encuentra en la oposición o el oficialismo. Este informe del Observatorio Judicial concluye que el bloque de centro derecha triplicó a la NM en el número de veces en que acudió al TC cuando estuvo a cargo del gobierno.

José Miguel Aldunate cree que estos datos sirven para comprender el rol moderador que ha cumplido el Tribunal Constitucional en nuestra democracia, “entonces es razonable y es sano que la oposición, tanto de derecha como de izquierda, ocupe al TC, dado el esquema político súper presidencialista que existe en Chile. Es importante que exista un balance, un control entre los poderes del Estado y el tribunal constitucional es una herramienta dentro de ese esquema, y eso es muy positivo”.

En relación al informe “Las coaliciones frente al Tribunal Constitucional”, el abogado Felipe Bravo señala que “el alzamiento de datos es un esfuerzo valioso por darle rigor al análisis del ejercicio del TC, que en el discurso público está gobernado por intuiciones, más que por evidencias”. Según el profesor de la UC, “lo valioso del informe es mostrar a través de la evidencia empírica el ejercicio de los requerimientos ante el Tribunal, y no juzgar a esta entidad solo en base a la intuición, sin datos de por medio”.

Ir a noticia.