Señor Director:
Agradecemos la carta de ayer del fiscal nacional. Ahora bien, cuando un organismo solicita más atribuciones es lógico preguntar por su desempeño,
es aquí donde apuntaba la investigación del Observatorio Judicial.

En ese sentido, durante el período 2016-2019, el Ministerio Público en homicidios logra una tasa de condena del 44%; en drogas, del 37%, y en robos, de un 10% —en volumen es similar a los delitos económicos. Ahora bien, respecto del 92% de condenas que señala el fiscal
nacional, este considera solo el universo de causas en que efectivamente hubo sentencia, sin embargo, deja de lado 533.870 juicios.

A la luz de tales antecedentes surgen las siguientes preguntas: ¿Por qué el Ministerio Público requiere más atribuciones en un área donde su diseño
institucional parece no rendir los mejores resultados? ¿Cuáles son las razones de que en los delitos económicos solo un 3% del total termine en sentencia condenatoria? ¿Qué ocurre en las otras 533.870 causas?
Por otra parte, si ya contamos con una institución diseñada exclusivamente
para la investigación de ilícitos de colusión, ¿acaso no entorpecerá una eficaz persecución la superposición de dos organismos investigando los mismos hechos? El planteamiento de estas interrogantes no es un ataque, sino preguntas para debatir sobre un diseño institucional eficaz en la investigación y sanción de los ilícitos de colusión.

Juan Francisco Cruz

Observatorio Judicial