¿Qué sector político ha acudido con mayor frecuencia al Tribunal Constitucional (TC) y con qué éxito?
Es la pregunta que pretende responder el informe Las coaliciones frente al Tribunal Constitucional, del Observatorio Judicial incubado al alero de Libertad y Desarrollo, luego de los cuestionamientos que se erigieron contra la institución tras el debate de la ley del aborto de fines de agosto.

El documento toma en cuenta los requerimientos por constitucionalidad presentados desde 2006 (año en que, tras una serie de reformas, se conformó el órgano como lo conocemos hoy) a la fecha: un total de 40, acumulados en 35 expedientes únicos. De ellos, 19 fueron interpuestos por parlamentarios de centroderecha, 15 por parlamentarios de centroizquierda y 1 por el senador Carlos Bianchi. A partir de su distribución temporal, concluye que este requerimiento es usado no tanto por la minoría contra la mayoría parlamentaria, sino por la oposición contra el gobierno, independientemente de su fuerza en el Congreso. Es decir, la oposición (71%) tiende a presentar más requerimientos que el oficialismo (29%). Para comparar el comportamiento de ambas coaliciones como oposición y oficialismo, se promedian anualmente los requerimientos presentados por bando (ver gráfico). El resultado: la centroizquierda acudió al TC como oposición más de un 50% de veces que la centroderecha, pero ésta triplicó a la centroizquierda en el número de veces que acudió al TC como gobierno. “El uso que la Concertación/NM le da al TC depende altamente de la posición que ocupa respecto del gobierno (…) la Alianza/Chile Vamos acude al TC de manera relativamente más estable”.

Al medir el éxito ante el TC se ve que el 20% de los requerimientos presentados por la Concertación/NM fueron acogidos, mientras que un 80% fue rechazado por razones de fondo o forma. En tanto, un 53% de los requerimientos de Chile Vamos fueron acogidos total o  parcialmente, y un 47% se rechazó por fondo o forma.panguipulli

Como conclusión, el informe dice que “ni la derecha ni la izquierda han buscado bloquear las mayorías parlamentarias, sino que compensar el de otro modo excesivo poder del Presidente de la República”.

 

 

Ver artículo.