El informe plantea que no es que este ilícito no se cometa, sino que la fiscalía no lo persigue por no contar con imputado conocido.

Uno de los aspectos que más han llamado la atención en los últimos meses en la macrozona sur es la existencia de armamento de guerra entre las armas decomisadas en el último año, las que se usarían para cometer delitos comunes.

En La Araucanía hay alrededor de 50.000 armas inscritas pero se estima que hay una cifra superior, desconocida, de armamento no inscrito.

Estas son algunas inquietudes que plantea el cuarto informe realizado por el Observatorio Judicial, en el cual se han analizafo diversos delitos en la macrozona sur. Esta vez se enfocan en las infracciones a la ley de armas.

(…)

Para José Miguel Aldunate, director de estudios del Observatorio Judicial, “el escaso número de causas por el porte ilegal de armas da cuenta del déficit investigativo general que se observa en la macrozona sur, observado al menos hasta el año 2020. En los últimos tres años hemos visto un aumento progresivo en el número de causas por violencia asociada al conflicto, acompañado de resultados extremadamente magros en términos de formalizaciones y condenas”.

Leer nota completa, publicada en El Mercurio aquí.