Sin lugar a duda el Ministerio Público (“MP”) es una institución fundamental en los ordenamientos jurídicos contemporáneos y esto, por dos razones. La primera, es que el MP es el organismo encargado de investigar y perseguir los ilícitos penales, es decir, las conductas que como sociedad consideramos más dañinas y la segunda razón es que el MP —y el sistema de justicia penal en general— representa uno de los mayores poderes del Estado sobre los derechos y libertades de los individuos. No es casualidad que los gobiernos despóticos utilicen el sistema penal como un medio para eliminar toda disidencia[1] y mantener el control social[2].

Dado el actual proceso constituyente y la relevancia del MP, es necesario reflexionar qué elementos institucionales del mismo debemos proteger y cuáles evitar. En otras palabras, qué principios y valores deben regular al Ministerio Público en el proyecto de nueva constitución. Para lo anterior es necesario revisar dos aspectos: el primero es explicitar el sentido institucional del MP, en otras palabras, ¿por qué motivo existe y qué función cumple? El segundo aspecto es exponer sobre cómo la actual Constitución Política (“CPR”) regula al MP y señalar qué elementos son relevantes para proteger la adecuada función institucional de éste en el proyecto de nueva constitución.

Descargar informe completo


[1] El caso actual de Nicaragua es muy ilustrativo, donde Daniel Ortega ha utilizado el sistema penal para impedir que opositores políticos se presenten como candidatos a la presidencia.

[2] Las protestas ocurridas en Hong Kong durante el año 2019, tuvieron su origen en el proyecto de ley que presentó la gobernadora Carrie Lam, el cual permitía que los ciudadanos hongkoneses fueran extraditados para ser juzgados bajo el sistema penal de China. La vaguedad de los delitos incluidos en el proyecto -i.e. poner en peligro la seguridad nacional-, así como la falta de imparcialidad de los tribunales chinos instaló el fundado temor de que el gobierno comunista chino haría uso del sistema penal para controlar paulatinamente a Hong-Kong.